Las 8.500 familias que potencialmente serán favorecidas con los 147 mil metros lineales que se sumarán a la red gasífera, tendrán una bonificación de 900 metros cúbicos. Esta proporción equivale al consumo promedio de un año. Se cerraron asimismo acuerdos con Red Mutual y Sidecreer para financiar el costo de la conexión domiciliaria.

 

Redengas, la compañía que distribuye el gas natural en la ciudad de Paraná, impulsa la conexión de los domicilios que potencialmente son los beneficiarios de los 147 mil metros lineales de red gasífera que por estos días concluyen en la ciudad. El tendido que se realizó en cinco tramos –con una inversión de 39 millones realizada por el Estado–, estará en condiciones de sumarse a la red de este combustible vital para morigerar las crudezas invernales.
No es que no exista el recurso –explicó el presidente de la firma, Alberto Gutiérrez–, y tampoco porque no llegue la red, que ya cuenta a 8.500 potenciales usuarios en condiciones de incorporarse al sistema. Resulta que la conexión domiciliaria depende de cada familia, no existen tantos gasistas matriculados para poder dar cuenta de las demandas de los paranaenses cuando todos quieren un servicio limitado, y las demoras aumentan como los precios. Esto es precisamente lo que quiere evitar la compañía y para ello sugiere a los usuarios inscribirse para recibir el servicio en contraestación, es decir cuando se presentan altas temperaturas.
Al argumento técnico le incorpora la oferta de una bonificación que pueden sonar más que interesante: 900 metros cúbicos por 12 meses. Éste es en promedio el consumo de una familia paranaense en el lapso de un año, lo que representa cerca de 4.500 pesos de ahorro, casi lo mismo que deberá pagar para conectarse desde su domicilio a la red.
Pero esta oferta tiene una vuelta a la que habrá que estar atento: el período de 12 meses para recibir esta bonificación de 900 metros cúbicos comienza en el mismo momento en que queda habilitada la red callejera y concluirá exactamente al año, por lo que cuando más meses se dejen pasar para suscribirse al gas natural, menos tiempo tendrá para consumir el flujo gasífero de regalo.

Beneficios. “Ahora está la posibilidad. Ya que con estas obras que son de magnitud, se abre una posibilidad que no muchas ciudades en el país tienen. Sobre todo si uno tiene en cuenta lo que ha crecido la ciudad y cómo el servicio ha acompañado este crecimiento. Redengas conecta actualmente unos 2.500 nuevos usuarios y ahora se da la posibilidad de darle el servicio nuevo a 8.500 nuevas familias, es decir el crecimiento de tres años. Por eso es importante intentar organizar desde la empresa de la manera más ordenada las conexiones, porque es lógico que la gente piense en el gas natural cuando llega el invierno, pero es allí donde se produce el cuello de botella, porque no hay tantos matriculados gasistas para cumplir con la demanda junta, y es bueno que la gente se intente conectar ahora, en baja estacionalidad, para además poder aprovechar el beneficio que le otorga la empresa: 900 metros cúbicos bonificados”, razonó Gutiérrez.
Para ello están preparando –adelantó– una campaña en los medios masivos de comunicación, que incluirá lo que se conoce como “marketing uno por uno”, con una estrategia que llegará a la puerta de cada uno de los 8.500 potenciales nuevos clientes, donde se lo intentará persuadir con estos argumentos y el confort que genera en la vida cotidiana.
En la oferta de la empresa se incluirá el acuerdo alcanzado con dos empresas locales, Red Mutual y Sidecreer, por las cuales se ofrecerán planes de financiación para que la conexión domiciliaria resulte más llevadera con cuotas mensuales que llegarán en la propia factura del servicio. Abocado en fortalecer su propuesta a los usuarios, Gutiérrez apeló a otros argumentos.
“Los usuarios deben tener en cuenta que la inversión pública ya está hecha y que nosotros sólo la administramos, y queremos hacerlo con un servicio de calidad. Porque vale destacar que el gas natural es económico. Aproximadamente, tomando en cuenta los cargos fijos, y otros cargos que se ponen en la factura para cancelar obras que ya se han hecho como gasoductos y demás, en promedio, un metro cúbico tiene un costo que oscila en 50 centavos, y es mucho menor comparado con los 5 pesos que vale el kilo en un cilindro o garrafa”, precisa.
El gas natural sale, ergo, la décima parte del gas envasado, y aseguran que esta obra es de carácter social, ya que llegará a muchos barrios periféricos que podrán acceder al servicio, “y no sólo porque no tienen que pagar la red, y van a ahorrar plata en el consumo de combustible, sino porque es mucho más limpio, seguro y no te quedarás sin combustible cuando te estás bañando en un día frío de invierno, como suele suceder en estos casos”, bromea Domínguez.
El empresa también definió un programa que incluye a los gasistas matriculados, ya que le brindan los insumos básicos como caños y materiales que se adquieren directamente del fabricante. Así, los profesionales adheridos tendrán un costo establecido para cada domicilio –promedio de 4.000 pesos–, que se podrán financiar con planes más cortos o más largos, de acuerdo a las propuestas que establecieron Red Mutual y Sidecreer. “Buscamos las alternativas de financiación disponible, pero cada familia elige otro medio no hay problemas. La gente lo paga como quiere, si lo quiere pagar al contado puede hacerlo”, describe el presidente de Redengas.

Una ciudad en crecimiento

Casi proporcionalmente al crecimiento demográfico de Paraná llega una mayor demanda domiciliaria e industrial para nuevas conexiones. Actualmente Redengas brinda el servicio a 45 mil usuarios residenciales, creciendo a un ritmo de 2.500 conexiones anuales, con una tasa cercana al 5% por período. También se aseguró que la inversión cada año llega a 1,5 millones de pesos en infraestructura “para ir cerrando manzanas, reforzando servicios, mejorando plantas reguladoras de presión para que el sistema funcione adecuadamente”.
Actualmente, la empresa cubre el 75% de la ciudad con estas obras habilitadas, pero aspiran a crecer a 5 mil conexiones anuales. “Si se logra materializar el proyecto que por estos días discutimos con la Secretaría de Energía de la provincia y el área de Desarrollo Gasífero por la cual se abriría una nueva licitación para otros nuevos 100 mil metros lineales, vamos a llegar al 90% del territorio de la ciudad. Hemos trabajado bien estos años con la gente del Gobierno y hemos hecho proyectos muy buenos y en tiempo récord”, reseñó Alberto Gutiérrez. Este crecimiento los ha llevado a profundizar la capacitación e incorporación de más gasistas en su programa, sobre todo porque el fenómeno de construcción en altura que vive Paraná modifica abruptamente la ecuación entre infraestructura, flujo y demanda se mantenga equilibrada. “La red está preparada para el crecimiento, pero estamos planeando las inversiones para poder abastecer los próximos 15 o 20 años, porque si donde antes había una vivienda ahora se construyen 60 departamentos se produce una nueva demanda para la que hay que estar preparado”, aseguró Gutiérrez.

Nota publicada en El Diario de Paraná, el 21 de Octubre de 2011.