NOS HACEMOS ECO DE UNA OPINIÓN PUBLICADA EN UN DIARIO EXTRANJERO.  ES QUE SON UNIVERSALES ALGUNOS CONCEPTOS SOBRE ENVEJECER.

Si logramos quitarnos la etiqueta de trabajadores, podemos observar al ser humano fundamentalmente como energía, inteligencia y amor. Somos seres activos, relacionales y creativos. Eso es lo que necesitamos para realizarnos en esta vida. Y eso no tiene edad. La jubilación entonces se limita a un cambio en el tipo de actividad, su frecuencia o su organización. Nada más. Seguimos activos, creativos y amantes, no nos llamen “pasivos”.
Aunque hoy vejez y jubilación han perdido su relación cronológica, el debate actual sobre las jubilaciones es una buena ocasión para redefinirnos: ¿Qué sentido tiene el trabajo para nosotros? ¿Qué otras cosas nos mueven en la vida? ¿Qué sentido tiene el tiempo? ¿Lo cuento o lo vivo? ¿Dónde invierto mi energía, mi creatividad y mi amor?
Fuente: Diario “El País”, España, 28-02-2010